lunes, 8 de febrero de 2016

Y la luz entra en tu vida y ya nada es gris

He vuelto a leer la última entrada de este blog, de hace concretamente cinco meses. Todavía estaba convulsionada y confundida por el vuelco que acababa de dar mi vida y dudaba que algún día recuperara la felicidad.

Hoy debo decir que la felicidad la recuperé más pronto que tarde, cuando me dí cuenta de que el mundo (y la vida) me estaban esperando ahí afuera desde hacía años y no me podía (ni quería) permitir seguir perdiéndomelo.

En cinco meses he recuperado la ilusión, la pasión, la emoción y la ilusión de estar conmigo misma y ser feliz con ello. En cinco meses me he revalorizado por dentro y por fuera porque estaba atrapada en un embalse de agua medio corrompida que no permitía que nada se moviera a mi alrededor, hasta que me sentía tan encharcada por dentro como por fuera. En cinco meses soy una persona nueva, amante y amada de todos los momentos que nos ofrece la existencia y que disfruta de todas las oportunidades que nos ofrece la vida para aprender y disfrutar.


Soy feliz y agradezco a cada día la nueva oportunidad de reinventarme.


Fuente de la imagen: https://jorgemateualbero.files.wordpress.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada